jueves, 21 de mayo de 2009

RUTAS DEL ALMA by ISTHAR


RUTAS DEL ALMA
Hoy, junto a algunos recuerdos de mi vida, les ofrezco estos pensamientos que me han ayudado a superar las crisis existenciales que he sufrido. No son los consejos de una psicóloga, sino pequeñas historias que he vivido en este difícil y extraordinario viaje.

La imaginación con sus infinitos recursos me dió los elementos necesarios para que pudiera salir de los desesperados desiertos que he tenido que atravesar.
Yo, he vivido muchas veces en el desierto y cuando creí que todo estaba perdido, siempre surgió algo que me mantuvo a flote, por ejemplo escribir acerca de los temas que me interesan y conmueven.
Convivir conmigo misma y aceptarme como soy pero tratando de corregir mis errores sin culparme por todo, ni culpar a nadie por mis equivocaciones. Buscando dentro de mi los recursos que me permitan aprovechar las invalorables lecciones que me ha planteado la vida.
Algunas han sido por demás pesadas y todavía no termino de reponerme, pero sigo intentándolo.
Y aún cuando se haya perdido casi todo, ese fluir sutíl y misterioso que es la existencia, trae mil motivos para seguir adelante,con Fe, Esperanza y Amor.
La clave es no rendirse nunca, luchar teniendo la ilusión de que la vida traerá siempre lo necesario para que la felicidad llegue por alguna pequeña y florida senda.
Deseo que tambien ustedes logren disfrutar los momentos de tranquilidad, de quietud,de silencio y que la vida espiritual adquiera para todos un lugar primordial.
Es esa vida espiritual tan descuidada a veces, la que nos sostiene siempre y más aún cuando tenemos que transitar áridas rutas en éste continuo caminar.
Las cosas materiales tienen mucho valor y son necesarias, por eso vivimos trabajando para conseguirlas, pero en definitiva van y vienen.
Sin embargo los logros espirituales, por más pequeños que sean en apariencia, constituyen una fuente inagotable de tesoros, que son las flores del perfumado y fabuloso jardín del alma.
Muchos años han pasado desde aquella primera vez que comencé a pensar que la vida no es solo trabajar, comer, vestir, comprar cosas, ir y venir, sino que existe un mundo intangible pero real que podía llevarme más allá de lo que imaginaba.
Era mi universo espiritual y hacia allí dirigí mi pensamiento, sabiendo que al entrar en él se abriría un abanico de luces y que mi vida cambiaría.
Me faltan muchos senderos por transitar, todo se va dando con un orden y de acuerdo a mi capacidad.
Les pido que cultiven su vida espiritual y entre mil regalos recibirán tambien el don de aprender a estar consigo mismas sin miedo a la soledad.
El camino está ahí, recórranlo y llegarán a mundos nunca imaginados plenos de luz y magia.
Isthar.