domingo, 7 de diciembre de 2008

WILLIAM WORDSWORTH

Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que me deslumbra.
Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores, no hay que afligirse, porque la belleza siempre
subsiste en el recuerdo.