martes, 2 de diciembre de 2008

A LI CHIEN by Po Chün-I



En los tiempos
para encauzar el curso de mi vida,
Directamente acudí
a CHUANG TZU 2, capítulo primero.
Pero en años recientes
la mente es mi universo;
Me convertí a la DHYANA
de la escuela del Sur .
Exteriormente, acepto
el mundo tal cual es;
Intimamente, supero las limitaciones
que imponen los sentidos.
Afuera, no siento aversión
por la aldea o la Corte;
En mi casa, no siento apego
por la compañía de los hombres.
Desde que aprendí este arte,
adondequiera dirija mis pasos
Mi mente está en sosiego
y hallo que no necesito
De inflexiones y estiramientos
para el bienestar de mis miembros;
Ni de ríos o de lagos
para aquietar los pensamientos.
Si tengo propensión al vino,
algunas veces bebo;
Si estoy libre de empleo,
a puertas cerradas me siento
Silencioso y tranquilo
hasta muy tarde en la noche,
Y al siguiente día, duermo profundamente
hasta que el sol está muy alto.
No me causan pena, en otoño,
las noches largas;
No me lamento, en primavera,
por los días que pasan.
Enseñé a mi cuerpo que olvide
si es joven o viejo,
Y a mi ánimo, que estime lo mismo
la vida y la muerte.
En la plática que sostuvimos
ayer, cuando te vi,
Diste a mis pensamientos
lo que llaman "corazón y médula"
Poorque también mi Camino es
como "lo inexpresable"
Y a no ser por ti, jamás
lo hubiese comprimido en palabras.


Po Chün-I